lunes, 27 de enero de 2014

Capítulo 1: La clase de Historia

- carlomagno tuvo tal poder que el dia de navidad del año 800 fue coronado emperador por el Papa en...- explicaba el sr. Gómez cuando las chicas llegaron a clase. - Buenos dias... sr. Gómez como lleva el dia- dijo Yadira con gesto culpable, mientras Lourdes se escondia tras ella. - Señoritas, es la tercera vez esta semana que llegan tarde, ¿no les parece lamentable? - ¡ Lo sentimos mucho profesor, no volverá a pasar!- dijo Lourdes muy avergonzada. - ¡ Sientensé señoritas!- gritó el Sr. Gómez. Las chicas se desplazaron con tal celeridad que la estela que dejaron no se había ido hasta unos segundos después de haberse sentado. - Otra vez tarde chicas, se está convirtiendo en costumbre- les dijo José, su compañero de pupitre. - Dejaló ya, José, no era nuestra intención llegar tarde, ha sido culpa de mi despertador- yadira simpatizaba mucho con ese chico, era alto con pelo negro aplastado, unos ojos verdes que atraían miradas y un cuerpo que Yadira visualizaba como el mismísimo David de Miguel Ángel. era capaz de pasar horas hablando y contándole sus problemas, él era capaz de resistir siempre a su lado y ayudarla con sus consejos, en definitiva era un gran amigo al que esperaba no perder nunca. - Tenemos que hablar, luego, tranquilos- le dijo él. - vale, en el descanso hablamos- contestó esperanzada ya que necesitaba a su amigo más que nunca. Tres minutos más tarde Yadira estaba inmersa en la clase. Contestó a las preguntas del profesor, pero su mente trabajaba a la par de la maquinaria de un reloj, no paraba de pensar que tendría que decirle su amigo. El profesor de historia salió un momento de clase y Wisal se acercó a su mesa para cotillear. -¿ Por qué habéis llegado tarde?- preguntó Wisal. -¡ Me quedé dormida! ¿vale?- expresó, casi gritando Yadira. - Ya, tranquila solo era una pregunta- la tranquilizó Wisal. - Chicas, tranquilízense, o tendré q hablar con la srta. Madroño sobre su comportamiento irregular- dijo José casi riéndose desde la otra punta de la clase. - Que pasa aqui señores- la srta. Aguirre, la profesora de lengua, apareció de repente en la puerta- donde esta su profeosr. - Ha ido a hacer fotocopias- José no paraba de reir. - Bien, cállense, y espérenlo aquí- les dijo. cuando volvió el profesor todos estaban tranquilos, realizando sus ejercicios, acción que le agradó mucho. media hora mas tarde los alumnos salían del aula comentando o tarde que llegaba últimamente a clase Yadira, no se lo explicaban ya que ella era una buena chica. José, sin embargo, fue directo hacia su compañera: - ¿Me concede el honor de parlamentar con usted unos instantes?- dijo él en plan gracioso. -Está siendo usted muy cortés estos días, qué querrá nos cuestionamos- contestó Yadira siguiéndole la broma. -Fuera coñas, tenemos que hablar, me lo as prometido hace una hora, ¿no te acuerdas? -Vamos guasón, hablemos pero si es mucho lo dejamos para el almuerzo. -No es mucho, tú tienes que contarme más estoy seguro-dijo muy serio. -Ahora soy yo quien te pide que te rias un poco- continuó Yadira. -Ven a esta sala- dijo señalando una puerta- aquí hablaremos mejor. Juan, Elena y Miguel observaban la escena desde el fondo del pasillo. Álex, un chico de último curso, hablaba con Wisal sobre una fiesta que iban a celebrar en su casa. Yadira estuvo unos minutos observando, hasta que José le cortó: -¡Ejem!, ¿me acompañas o vas a seguir babeando?- dijo con una actitud no muy complaciente ni abierta a replicas. -Si, por supuesto- reaccionó ella, echando un último vistazo a la imagen que dejaba atrás. -De acuerdo, que era tan importante para que me saques del pasillo casi a rastras- pregunta Yadira con gesto preocupado, muy poco habiual en ella. -Solo quería sacarte del embobamiento, no se que os pasa a las tias que veis a uno de último curso y se os borra el disco duro;"con lo sencillo que es mirar en tu mismo curso"- eto lo dice mas para si mismo que para ella- la que tiene que hablar, eres tú o eso me ha parecido durante la clase. -La verdad es que sí, recuerda que faltan solo tres días para que vaya a visitar a mi abuela, estoy que no estoy, pero durante las vacaciones voy a echar de menos esto, si al menos alguno se viniese conmigo... Me encantaría que mi abuela te conociera, siempre se ha preocupado por mi y saber que hay alguien que cumple esa funcion por ella la haría muy feliz. -Yo podría preguntarle a mis padres si me puedo ir contigo, siempre he querido viajar a El Cairo. -!Harías eso por mi?- ella se lanza a sus brazos dando por hecho que irían juntos a Egipto. A José la idea le entusiasma, dos semanas visitando todas las reliquias del mundo Egipcio junto a su amiga, si sus padres le dejaban ir serían sus mejores vacaciones de Semana Santa de su vida. -Me.. estás.. aplastando...- dice José con esfuerzo transcurrido un largo minuto. -Ups, lo siento, es que la idea me ha entusiasmado. -No te preocupes a mi también me ha ilusionado. -Gracias por estar siempre ahí José, eres el mejor amigo que he tenido nunca. -Anda, tulipán, no exageres, cuando encuentres a alguien te olvidarás de mi- dijo nostálgicamente. -No digas estupideces estaremos siempre juntos, vamos a hacer un pacto, no separarnos nunca,¡vale?- Yadira rebosa alegría y positivismo. -Claro que sí, tulipán- él quería creer a su amiga pero sabía que cuando conociese a alguien lo olvidaría, aunque no sabe que ese momento será antes de lo que imagina. la sonríe con una sonrisa radiante y ligeramente torcida, que sabe, es la favorita de su amiga. Estubieron sonriéndose hasta que sonó el timbre de la siguiente clase, corrieron juntos como niños hacia las taquillas y luego se despidieron con una risa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada